“La Junta irá de la mano de la UAL en el proyecto de la Facultad de Medicina”

José Carlos Gómez Villamandos es Catedrático del Departamento de Anatomía y Anatomía Patológica Comparadas de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Córdoba, fue elegido rector de esta institución en mayo de 2014, responsabilidad que ocupó hasta mayo de 2022. En 2019 fue nombrado presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas. Gómez Villamandos es diplomado también en Alta Dirección de Universidades. Ha participado y dirigido proyectos de innovación y mejora docente y es coordinador del Programa de Doctorado de Medicina y Sanidad Animal, con mención de calidad del Ministerio de Educación y Ciencia. Igualmente, es miembro del grupo de investigación Anatomía Patológica Animal y autor de más de un centenar de artículos… En julio de 2022, el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, tomó la decisión de tenerlo en su equipo para dirigir la Consejería de Universidad, Investigación e Innovación, una parcela que conoce a la perfección.

–Usted ha sido rector, conoce como nadie el campo que le ha tocado dirigir, y ahora se encuentra en el otro lado. ¿Cómo es estar en los dos bandos y conocer las dos realidades?



-No creo que esté en el otro lado. Estoy haciendo lo mismo que antes, intentando que el sistema sea mejor. Los objetivos son los mismos pero ahora con otra responsabilidad y con otro interlocutor. Creo que el llegar a un puesto de gestión como este necesita de un bagaje y de estar acompañado de gente que también lo conozca. Cuando se conoce el problema de base no hay que estudiarse la lección y esto es una ventaja. Ahora me toca llevar el timón para una mejor universidad, para un mejor servicio en Andalucía. Y se está consiguiendo. Tenemos un diálogo fluido con las universidades, los rectores y los distintos colectivos en el camino de una búsqueda de soluciones compartida. Tenemos un buen ambiente de diálogo y de colaboración y esta es la mejor forma de buscar soluciones.

–Hace ahora casi un año que vino por primera vez a Almería y anunció un importante acuerdo con la Diputación para que la Universidad de Almería tuviera un espacio en el centro de la ciudad, en el Histórico Hospital Provincial. ¿Cómo está este ambicioso proyecto de avanzado? Era además un proyecto que estaba ligado al plan plurianual de inversiones…

-Ahora mismo el convenio está suscrito y únicamente queda ver por parte de la UAL, y ahí estará también la Junta de Andalucía, los fondos que necesita para la rehabilitación y adecuación, para que sea un centro que de vida y contribuya al desarrollo de la vida social del centro de Almería en el Hospital Provincial. Tenemos varias líneas de posible financiación a las que se podrá acoger la UAL como los Fondos Europeos, Planes de Rehabilitación, Fondos de Sostenibilidad y Recursos Energéticos…, a los que se podrán acoger. Espero que en poco tiempo podamos estar visitando este espacio. Era una vieja aspiración de la UAL y de la ciudad. El presupuesto no llega al millón de euros y es una cantidad bastante asumible. Ahora es la Universidad de Almería la que tiene que organizar. En breve tendremos una reunión con los vicerrectores de infraestructuras de las universidades de Andalucía y ahí es donde vamos a plantear todas estas opciones.

“La estrategia de la UAL encaja con el objetivo del gobierno andaluz de vender el sistema universitario público como una marca”

–Conociendo cómo está marchando la titulación de Medicina en la Facultad de Ciencias de la Salud y la demanda social que hay de investigación, de médicos… ¿Cree necesaria la construcción de esta Facultad junto al hospital de referencia de la provincia?

-Ahí es la UAL la que tiene que marcar el ritmo en el ámbito de su autonomía. Los recursos con los que contamos son los que son. Las universidades tienen que priorizar al igual que lo hace la Junta de Andalucía. El rector ha dicho que no es una prioridad inmediata abordar ese edificio. Aún no hay ni proyecto básico ni licencia de obras, con lo cual es un proyecto a largo plazo. Con el mandato único de seis años de los rectores, creo que permite el desarrollo de estos proyectos. No obstante, la Universidad de Almería contará con la Junta de Andalucía para ir de la mano en este proyecto, no solo con la Consejería de Universidades sino también, estoy seguro, con la Consejería de Salud.

–La sociedad demanda cada día más y mejor calidad asistencial, más médicos… Es el principal problema hoy en día para los andaluces… ¿No cree que hay que apostar por esta Facultad para potenciar el número de facultativos y sanitarios en nuestros hospitales?

-Sí efectivamente. Pero el problema que tenemos actualmente es un cuello de botella porque no todos los estudiantes que acaban la carrera de Medicina tienen después plaza para hacer el MIR. El gobierno de Andalucía ha venido reclamando al Ministerio de Sanidad que amplíen ese número (los hospitales tienen incrementar el número de unidades de formación acreditadas) y no entendemos por qué no se hace, puesto que son plazas que paga la propia Junta de Andalucía. Queremos tener más unidades de formación acreditadas para tener más MIR. Es una pena que haya plazas que se quedan sin cubrir, sobre todo en Atención Primaria, que provoca unas dificultades en la atención que no son las que ninguno deseamos. Cada año son unos 4.000 estudiantes los que se quedan sin poder acceder a una plaza MIR. El Ministerio debería de plantearse cómo dar solución a este problema en una situación como la actual de la sanidad. Hay que dar la oportunidad a las comunidades autónomas porque si seguimos aumentando los graduados en Medicina es una pena que luego se encuentren con este cuello de botella.

“El peso de la empresa en la universidad es muy importante y ahora la mayor demanda es de ingenieros con buena base”

–En un primer avance ya la UAL sabe que el próximo curso tendrá doce nuevos títulos de los 15 que solicitó al gobierno andaluz para actualizar su oferta y hacerla más acorde con la realidad social y con miras al futuro. ¿Cuál es el motivo por el que no se han concedido todas las peticiones?

-Efectivamente, de 15 solicitudes se ha informado favorablemente de doce y hay tres titulaciones que tienen informe negativo de una forma muy objetiva. Hay un decreto de ordenación de la enseñanza a cuyos criterios no se ajustan. Ahora entramos en una fase de alegaciones y después habrá una ronda de contactos y de puesta en común de todos. Lo que hay que preservar es el interés del sistema. No sería lógico que se implante una titulación que no tenga demanda en Andalucía, porque a lo mejor le quitamos alumnos a otra que tampoco se llena. Hay que estudiar un sistema conjunto que sea lo más competitivo posible.

–¿Qué le parece la propuesta de titulaciones que ha elevado el nuevo equipo de la UAL?

-Creo que la Universidad de Almería ha hecho un excelente trabajo. Son títulos internacionales e interuniversitarios, lo que le da mayor competitividad y mayor proyección . Tengo mucho que agradecer a este equipo por el trabajo que han hecho, en un tiempo récord además, porque han tenido el tiempo justo para hacerlo tras ganar las elecciones. Dentro de dos años se podrá revisar la oferta y podrán volver a actualizarla. Estamos en un proceso de cambios continuos. Los tres títulos que tienen informe negativo no significa que dentro de unos meses no puedan tener informe favorable…

“La nueva Ley de Universidades viene a salvar algunos corsés que marca la Ley estatal y a dar más opciones”

–Precisamente la UAL se encuentra en una etapa histórica liderando la Universidad Europea UNIgreen…

-Sí hay que agradecer a las universidades públicas el enorme esfuerzo y el gran éxito que han tenido. Somos la comunidad autónoma que lidera el mayor número de campus, lideramos cinco campus y participamos en seis, y esto pone de manifiesto que las universidades andaluzas son un referente en investigación y son reconocidas en Europa como universidades potentes en el ámbito de la docencia y de la formación. En el caso de Almería, temáticas como el cambio climático o la agroalimentación, es una potencia indiscutible. Yo he tenido una estrecha relación con la UAL en el campus de excelencia internacional agroalimentario que coordina la universidad de Córdoba en el que hay cinco universidades, y la más activa y colaborativa siempre ha sido la Universidad de Almería. Creo que la UAL tiene el tamaño justo para liderar iniciativas, adaptarse rápidamente a los cambios.

–Lo cierto es que nos encontramos, lo dicen los rectores, en un momento revolucionario para las universidades públicas de Andalucía. Es otra era… ¿Cuál es el objetivo del gobierno de Andalucía con todos estos cambios?

-No son cuestiones aisladas, todo forma parte de una estrategia en la que lo que se pretende es dar a las universidades las herramientas que necesitan para desarrollar todo su potencial, dentro de su autonomía. Era un clamor la necesidad de un modelo de financiación que no implicase una competitividad entre ellas, sino interna, de mejora. Ahí los contratos programa van a jugar un papel muy importante. Las universidades tienen que tomar medidas para mejorar y esto es lo que marca el modelo de financiación. Además, hacían falta normas, como el decreto de ordenación de enseñanzas, que ha desbloqueado que las universidades puedan renovar cada dos años su oferta de títulos. Esa nueva Ley de Ordenación del Sistema Universitario, que no será una Ley de esas que no regula nada o que por contra regula demasiado. Será una Ley que intente salvar algunos de los corsés que marca la norma estatal y que además da opciones a las universidades. Sabemos que hay cuestiones que las instituciones académicas no van a plantear ahora pero si ya lo tenemos ahora puede que lo hagan dentro de unos años. Hay que mirar al presente pero también al futuro. Estamos también con la Ley de Ciencia y Tecnología, que no se tocaba desde hace años y con la que vamos a intentar dar mayor agilidad y flexibilidad al sistema; el nuevo decreto de agentes, en el que hemos incorporado a las empresas innovadoras para que sean un elemento activo dentro del sistema de Ciencia y Tecnología. Las empresas tienen que participar de forma activa, pues son las que generan riqueza, empleo y oportunidades para nuestros jóvenes, para que no se tengan que ir fuera.Y estas son las líneas fundamentales de nuestra hoja de ruta. Sobre todo, con la premisa de que el fomento del emprendimiento tiene que estar basado en el conocimiento.

“Tenemos un diálogo muy fluido con los rectores y los distintos colectivos en busca de soluciones compartidas”

–El peso de las empresas en la universidad es fundamental…

-Estamos teniendo ahora reuniones con las empresas, basándonos en los parques tecnológicos con los que contamos, y ellos lo que piden es más prácticas para los estudiantes, es decir, un periodo más largo y plantean seis meses. Esto sin duda mejorará la empleabilidad porque muchos de ellos se van a quedar donde las hagan. De hecho ya están quedándose. Ahora nos encontramos con el handicap de la normativa estatal, que lo que va a crear es estudiantes de primera y de segunda, porque unos tendrán prácticas con las que cotizan a la Seguridad Social y otros que no tienen prácticas en sus títulos pues no van a cotizar y esto lo queremos mejorar. A nuestra Ley le queda un año para salir y creemos que va a favorecer mucho a nuestros estudiantes. Pero son los empresarios los que nos tienen que decir qué quieren, qué necesitan.Lo que todos los empresarios demandan, no solo los de Almería, son ingenieros. En Andalucía y en España necesitamos más ingenieros. No llegamos a cubrir la oferta que hacen nuestras universidades, por desgracia. Creo que desde la etapa infantil hay que trabajar este campo para darle un giro y eliminar mitos sobre la Ingeniería. Ahora mismo un estudiante de ingeniería no ha acabado la titulación y ya tiene trabajo, además con sueldos muy bien remunerados. Y hay algo que nos piden, y es la primera vez que lo he escuchado, y es que los estudiantes no tengan una altísima especialización en una cosa, sino que tengan unos conocimientos muy sólidos para que puedan tener flexibilidad de adaptación a cualquier puesto del trabajo. Quieren ingenieros que puedan ser polivalentes, que tienen la base del conocimiento.

–El anterior rector de la UAL, Carmelo Rodríguez, ya se fue habiéndose reunido con los dirigentes políticos de la capital para trasladar la necesidad, no urgente pero sí de futuro, de ampliar el campus que ha agotado todo su suelo. Las nuevas titulaciones que están por llegar, previsiblemente, supondrán una ampliación del número de estudiantes matriculados. ¿El actual rector le ha trasladado esta situación a la Consejería?

-Me consta que hay conversaciones con el Ayuntamiento de Almería sobre este tema. El campus de la UAL tiene dos posibilidades de crecimiento: hacia el Este y hacia el Oeste. Este es un tema que compete al Ayuntamiento y a la propia Universidad de Almería. De todo me ha mantenido informado el rector saliente y el actual sí.

“Creo que la UAL tiene el tamaño justo para impulsar iniciativas y adaptarse a los cambios rápidamente”

–¿Cuáles son las peticiones que os ha hecho ya José Joaquín Céspedes y su equipo de gobierno que recientemente ha tomado posesión de su cargo?

-Hace unos días nos reunimos con todo el equipo y nos trasladaron sus inquietudes no solo en lo que se refiere al nuevo mapa de títulos, sino también en cuestiones como la intención de reforzar la internacionalización. La Universidad de Almería está muy bien posicionada en el ámbito internacional pero quieren reforzarla aún más y esto encaja muy bien en el objetivo de la Consejería de Universidad, Innovación e Investigación, porque lo que se pretende es vender el sistema público andaluz como una marca. Si tú pones el valor de las universidad públicas andaluzas, que están muy bien valoradas, y el valor de Andalucía, que hoy también está muy bien valorada, pues todo salimos ganando. Es una buena marca, estoy convencido. Y en esta reunión, evidentemente, el gerente de la UAL nos insistió mucho con el tema de la financiación. Ya le expliqué que a partir de ahora, con el nuevo modelo, todas las universidades sabrán en el primer trimestre del año el presupuesto con el que cuentan, lo que les dará ventaja a la hora de programarse. Van a poder hacer una planificación y priorización más efectiva, pues la nueva norma lo va a permitir. Y nos queda ultimar criterios para los contratos programas, que yo creo que antes de Semana Santa estarán resueltos. Estamos trabajando en ello. Por otro lado, con la nueva Ley queremos blindar el uso del remanente de las universidades para que puedan usar ese dinero para mejorar acciones estratégicas, en investigación, en nuevos edificios… Las reivindicaciones prácticamente son las mismas en toda la comunidad universitaria andaluza. No hay una reivindicación singular en ninguna universidad de nuestra comunidad. Tenemos que decir que nuestros rectores están muy coordinados.

Source link

Leave a Comment