Kim Jong Un rompió con décadas de política norcoreana, ¿significa esto que está planeando una guerra?

(CNN) — Mientras la guerra en Ucrania avanza hacia su tercer año y los combates en Gaza agravan la crisis en el Medio Oriente, los observadores de la seguridad mundial siguen de cerca otra parte del mundo: Corea del Norte, donde las últimas provocaciones de Kim Jong Un plantean interrogantes sobre sus intenciones militares.


En las últimas semanas, el líder ha dejado de lado décadas de política de su país hacia Corea del Sur, proclamando ahora que Corea del Norte ya no buscará la reconciliación y la reunificación con el Sur y abogando por clasificarlo como su “enemigo permanente”.

Corea del Norte “no quiere la guerra, pero no la evitará”, declaró Kim en una reunión política el mes pasado, según el medio estatal KCNA.

Si llegara la guerra, el objetivo del país sería “ocupar, suprimir y reclamar la República de Corea y subyugarla al territorio de la república”, dijo, refiriéndose a Corea del Sur por su nombre oficial.

Este cambio radical en la política de este país con capacidad nuclear ha venido acompañado de una serie de pruebas armamentísticas, el bombardeo de una zona marítima de seguridad y llamamientos de Kim a Corea del Norte para que acelere los preparativos bélicos en respuesta a las “maniobras de confrontación” de Estados Unidos.

En conjunto, estos acontecimientos están suscitando preocupación internacional, y debate entre los observadores más veteranos, sobre las intenciones del líder en el centro del hermético régimen del país.

“No sabemos cuándo ni cómo planea Kim apretar el gatillo, pero el peligro ya va mucho más allá de las rutinarias advertencias de Washington, Seúl y Tokio sobre las ‘provocaciones’ de Pyongyang”, escribieron el mes pasado los destacados expertos Robert Carlin y Siegfred Heckler en 38 North, una publicación centrada en Corea del Norte. Kim, sugieren, “ha tomado la decisión estratégica de ir a la guerra”.

  • Ahora puedes seguirnos en WhatsApp Channel

Muchos otros observadores discrepan, argumentando que el líder de 40 años sabe bien que cualquier movimiento militar importante contra Corea del Sur y su aliado Estados Unidos podría acelerar la desaparición de su propio régimen.

Pero esos observadores también se preparan para un año de agresividad creciente y expresan su preocupación por el riesgo de que la escalada de hostilidades de Corea del Norte conduzca a algún tipo de enfrentamiento militar en la península coreana, aumentando el riesgo, por remoto que sea, de un conflicto nuclear.

corea del norte

Esta imagen publicada este mes por la Agencia Central de Noticias de Corea (KCNA) parece mostrar una prueba de inspección de un nuevo misil tierra-mar en un lugar no revelado de Corea del Norte. Crédito: KCNA/Reuters

“La situación en la península coreana ha entrado en una fase muy crítica”, declaró Eul-Chul Lim, director del Centro de Investigación sobre Corea del Norte del Instituto de Estudios sobre Extremo Oriente (IFES) de la Universidad Kyungnam de Seúl.

“Dado el alto nivel de tensión mutua, existe la posibilidad de un conflicto accidental debido a malentendidos, juicios erróneos y percepciones equivocadas”, aunque Kim probablemente vea “poco beneficio político o económico” en la guerra, añadió.

Kim es conocido por sus provocaciones y en los últimos años ha dado señales de un próximo cambio de política respecto a Corea del Sur.

Pero los expertos afirman que los cambios actuales se deben probablemente a la creciente preocupación de Kim por la intensificación de los ejercicios militares y la coordinación entre Corea del Sur y Estados Unidos, y a su nueva confianza en un clima geopolítico cambiante que ha acercado a Pyongyang a un socio clave, Rusia.

Los cambios también coinciden con un año electoral en Estados Unidos, donde el presidente Joe Biden aspira a un segundo mandato mientras gestiona múltiples crisis mundiales. Es probable que Kim esté observando atentamente y puede que quiera que le sustituya su predecesor y candidato Donald Trump.

Un cambio importante

Durante décadas, los gobiernos de ambos lados de la dividida península coreana han mantenido que eran miembros de la misma familia con el objetivo último de reunificarse de forma pacífica. Las dos partes están separadas desde 1953, cuando un armisticio puso fin a la Guerra de Corea, y siguen técnicamente en guerra.

“(Kim Jong Un) dice ahora que Corea del Sur ya no es vista como otra Corea. Corea del Sur es vista como una potencia completamente extranjera”, afirma Edward Howell, profesor de Política en la Universidad de Oxford (Reino Unido), especializado en la península coreana.

Reclasificar a Corea del Sur como Estado enemigo, según los expertos, permite a Kim justificar el continuo aumento de su arsenal nuclear y de misiles, y mantenerlo por encima de Seúl, que ha adoptado una línea más dura contra Pyongyang bajo la presidencia de Yoon Suk Yeol.

A pesar de las duras sanciones internacionales, Kim ha seguido aumentando su arsenal en los últimos años, centrándose en el desarrollo de armas capaces de atacar no solo Corea del Sur y Japón, sino también el territorio estadounidense de Guam y el continente americano, capacidades que considera esenciales para disuadir un posible ataque y garantizar la supervivencia de su régimen.

arco reunificación

Junto con su cambio de política, Kim ordenó la destrucción del monumento del Arco de la Reunificación en Pyongyang, en la foto de arriba. Crédito: Ayse Topbas/Moment Editorial/FlickrVision/Getty Images

Desde 2022, Kim ha reiterado que el objetivo principal de su arsenal nuclear es “disuadir de la guerra”, pero también ha planteado la posibilidad de que las armas nucleares se utilicen para contrarrestar los esfuerzos por violar los “intereses fundamentales” del Norte.

También está cada vez más alarmado por el fortalecimiento de los lazos entre EE.UU. y Corea del Sur.

Yoon y Biden han afinado los planes de disuasión y la coordinación de sus países ante las amenazas y el desarrollo armamentístico de Corea del Norte. Ello ha incluido la ampliación de los simulacros conjuntos en la región y la cooperación en materia de seguridad, incluso con Japón, algo que Kim considera una amenaza para su régimen.

El “progreso” de Corea del Sur y Estados Unidos en materia de disuasión “es una de las principales razones por las que Kim Jong Un se siente muy frustrado”, según Won Gon Park, profesor del departamento de estudios norcoreanos de la Universidad Ewha Womans de Seúl.

Kim ha sido explícito sobre estas preocupaciones. El mes pasado afirmó que “la inestabilidad de la situación regional se está disparando debido a la escalada de tensiones militares liderada por Estados Unidos” y que, aunque Pyongyang no quiere la guerra, el “peligro” de que estalle “se ha agravado considerablemente”, según KCNA.

El cambio de política de Kim respecto a Corea del Sur también puede estar relacionado con la opinión de que las negociaciones con Estados Unidos ya no son una vía viable para alcanzar los objetivos de ser reconocido como Estado nuclear y recibir un alivio de las sanciones.

Pyongyang ha rechazado los intentos de acercamiento de Washington tras la fallida cumbre de 2019 entre Kim y el entonces presidente estadounidense Trump, según Estados Unidos.

El líder norcoreano también puede ver el abandono de una política de reunificación no como un paso hacia la guerra, sino como una defensa necesaria, dicen algunos.

Kim lo ha indicado en sus propias declaraciones públicas, diciendo el mes pasado que el país está cultivando su “fuerza” no para un “ataque preventivo” para realizar la reunificación por la fuerza, sino para la “legítima autodefensa”.

Kim es “particularmente receloso de la absorción (de Corea del Norte) por el Sur (y) cree que es imposible establecer relaciones normales con el Sur sin desarrollar la economía norcoreana”, según Lim, de IFES, señalando la debilidad económica del país en relación con el Sur.

En lugar de “conversaciones vacías sobre la reunificación”, Kim quiere centrar sus recursos en construir su arsenal y su economía, y trabajar con nuevos socios para obtener beneficios económicos, añadió.

Cinco funcionarios estadounidenses también declararon recientemente a CNN que EE.UU. no ha visto indicios de que Kim se esté preparando para un posible ataque a Corea del Sur, o una provocación más amplia que implique armas nucleares.

En todo caso, según algunos analistas, las declaraciones públicas de Corea del Norte indican que este país está abandonando su política de reunificación en pos de la paz en la península.

La “prioridad número 1 de Kim es el mantenimiento de su régimen”, dijo un alto funcionario de defensa. “Eso no es un cambio: ha sido una prioridad estratégica de toda su familia desde la Guerra de Corea”.

Un Kim “envalentonado”

También es posible que el líder norcoreano se sienta más seguro de su arsenal y de sus opciones mientras observa un panorama mundial cambiante.

Desde su punto de vista, dicen los expertos, Kim ve a un EE.UU. cuya menguante influencia está siendo puesta a prueba en conflictos que van desde Ucrania hasta el Medio Oriente – y una China ascendente rodeada por una floreciente coalición de países, entre ellos Rusia e Irán, todos en desacuerdo con Occidente.

“Kim Jong Un se ha envalentonado… no solo por la división entre EE.UU. y China y entre EE.UU. y Rusia, sino, lo que es más importante, por un mundo fragmentado en el que el liderazgo de EE.UU. se ha debilitado considerablemente y no hay consecuencias significativas para la agresión”, afirmó Rachel Minyoung Lee, investigadora no residente del 38 North Program del grupo de reflexión Stimson Center de Washington.

Su cambio de política respecto a Corea del Sur forma parte de un “giro más amplio y fundamental en política exterior, a saber, renunciar a la normalización de las relaciones con Estados Unidos mediante la desnuclearización y pivotar hacia China y Rusia”, afirmó.

Ese giro recibió un gran impulso en septiembre, cuando Vladimir Putin recibió al líder norcoreano en Rusia para un viaje al extranjero poco habitual, una reunión que, según los funcionarios occidentales, se vio impulsada por la necesidad del mandatario ruso de reforzar las municiones, cada vez más escasas, en su guerra contra Ucrania.

Desde entonces, Rusia ha disparado misiles balísticos de corto alcance suministrados por Corea del Norte en su guerra, según la Casa Blanca, que lo calificó de “escalada preocupante” del apoyo de Pyongyang. Los analistas han especulado con la posibilidad de que Rusia haya correspondido con ayuda al programa de satélites espía de Corea del Norte. Una mayor cooperación con Moscú también podría ayudar a Kim a hacer frente a la escasez crónica de alimentos y combustible y a fortalecer la economía norcoreana.

China, que es de lejos el principal sustento económico de Corea del Norte, sigue desconfiando de cualquier movimiento de Pyongyang que pueda desestabilizar o atraer más presencia militar estadounidense a la región.

Sin embargo, en medio de las crecientes fricciones con Washington, Beijing ha bloqueado en los últimos años los esfuerzos respaldados por Estados Unidos en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para amonestar a Corea del Norte, y tratará de mantener su compromiso con Pyongyang, especialmente a medida que se acerca a Moscú.

El régimen de Kim también puede ver el creciente conflicto en el Medio Oriente como una oportunidad para criticar a Occidente y obtener ingresos, según Howell de Oxford, señalando cómo Irán ha desempeñado durante mucho tiempo el papel de intermediario para que Corea del Norte suministre armas a grupos extremistas como Hamas.

“Lo que ha cambiado es la capacidad de Corea del Norte para aprovechar las crisis mundiales en su beneficio”, afirmó.

buques surcoreanos eeuu corea

Buques navales surcoreanos, estadounidenses y japoneses navegan en formación durante un ejercicio conjunto en aguas internacionales frente a la isla surcoreana de Jeju el año pasado. Crédito: Ministerio de Defensa de Corea del Sur/Getty Images

¿Qué sigue ahora?

Los expertos advierten que es probable que la escalada de tensiones de Corea del Norte continúe este año, mientras Washington sigue impulsando los ejercicios y la colaboración con sus socios regionales para disuadir a Kim.

La forma de atenuar esas tensiones está abierta al debate. Algunos expertos en política subrayan que esta demostración de fuerza sigue siendo la mejor disuasión para la agresión norcoreana.

Otros sostienen que la coalición necesita encontrar formas de minimizar la posibilidad de que Kim sienta que su régimen se ve amenazado por sus actividades, y evitar que Pyongyang se acerque a Moscú y Beijing como consecuencia de ello.

“Kim Jong Un desconfía de una provocación a gran escala del ejército surcoreano disfrazada de ejercicio militar y ha prometido ocupar el territorio surcoreano sin vacilar”, dijo Lim en Seúl.

“Por lo tanto, si EE.UU., Corea del Sur y Japón no logran desescalar la amenaza de Corea del Norte durante los ejercicios militares conjuntos, podría producirse un conflicto militar en la península coreana”, afirmó.

Lee coincidió en Washington en que “un Kim Jong Un envalentonado puede estar más inclinado a emprender acciones militares contra lo que perciba como la más mínima amenaza para Corea del Norte, como las maniobras militares conjuntas de EE.UU. y Corea del Sur”.

En los próximos meses, Kim también estará observando de cerca las próximas elecciones presidenciales estadounidenses, en las que Trump busca recuperar el poder.

No está claro si Kim volvería a dialogar con el expresidente en caso de que fuera reelegido. Pero los expertos afirman que es probable que Kim espere que un Trump recién elegido, que desde hace tiempo desprecia las alianzas en el extranjero, haga retroceder la cooperación en materia de seguridad de Estados Unidos con Corea del Sur y Japón, y el líder norcoreano podría incluso tratar de influir en la dinámica electoral con un movimiento agresivo.

Una posibilidad podría ser que Kim lanzara la séptima prueba nuclear de Pyongyang, la primera desde 2017, según Park, de la Universidad Ewha Womans.

“Si Corea del Norte lleva a cabo un séptimo ensayo nuclear significa un fracaso total del Gobierno de Biden y da un muy buen punto de ataque para Trump (para llamar a Biden) ineficaz en el trato con el líder norcoreano”, dijo.

Más adelante, a pesar de los cambios radicales que Kim ha introducido ahora en la política de su país hacia Corea del Sur, si el líder norcoreano ve una oportunidad de avanzar en sus objetivos más amplios sentándose de nuevo con el Sur y EE.UU., podría cambiar de rumbo “en cualquier momento”, para revertir estos cambios, añadió Park.

“Este es el tipo de comportamiento que cabe esperar de Corea del Norte”, afirmó.

— Yoonjung Seo y Brad Lendon de CNN contribuyeron con este reportaje.

Source link

About Admin

Check Also

Petro says Maria Corina Machado’s disqualification an “undemocratic coup”

(CNN Spanish) — Colombia’s President Gustavo Petro spoke this Monday about the electoral process in ... Read more

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *