¿Cuánto ganaba en Olimpia? El legionario Alenis Vargas revela los equipos que lo dejaron ir y confiesa: “Pensé en emigrar”

2024-01-06

Los obstáculos en la vida de un futbolista siempre serán un objetivo a desbloquear para poder alcanzar el éxito, sin embargo, no todos tienen la fortuna de llegar a esa zona.

Alenis Valentín Vargas, el joven de 20 años con raíces en Santa Rosa de Aguán, pero que creció en la colonia Honduras de San Pedro Sula, ha sido muy bendecido en los últimos meses, donde fue la estrella del Sporting Kansas en la MLS Next PRO.

Como muchos niños en Honduras, su deseo de triunfar con la pelota y ser destacado, fue uno de los momentos más retadores y la vez complicados que han pasado por su vida.

Real España no lo tomó en cuenta en 2020, Olimpia lo intentó firmar, pero el destino le tenía deparado algo mucho mejor: convertirse en jugador del primer equipo de un club de la Major League Soccer.

En entrevista con DIEZ, el futbolista catracho reveló lo que pasó por su cabeza cuando no lograba debutar profesionalmente, cuánto ganaba en el cuadro melenudo, el jugador hondureño al que más admira, su objetivo en el fútbol y, ¿se ve en la Selección de Honduras?

– CHARLA CON DIEZ –

¿Cómo te sentiste de estar de vuelta en Honduras?

La pasé súper bien, agradecido porque fue un buen año. Estuve junto a mi familia y amigos. Ahora estoy ansioso por regresar al Kansas para demostrar de qué estoy hecho.

¿De qué es el evento que tendrás en Estados Unidos?

Es una gala organizada por la MLS donde seleccionaron a 10 jóvenes promesas de la Liga y gracias a Dios, de acuerdo a las actuaciones que tuve, me seleccionaron. Hacen un draft donde ven los highlights de los futbolistas y los directivos del club me notificaron que por esa razón debía irme a Miami antes de tiempo. Terminando el evento, viajaré a Kansas para integrarme a la pretemporada.

¿Qué tanto ha cambiado tu vida desde que dejaste el país y te convertirse en legionario?

Ha cambiado todo, más que todo, el trato de la gente, que ahora es más acogedora. Siempre hay personas que dan consejos buenos y malo, uno toma el que más le conviene, la familia siempre está pendiente. El 2023 fue un año excelente, de mucho aprendizaje donde se abrieron puertas para saber lo que me enfrentaré en la MLS.

¿Imaginabas que terminarías fichando con el primer equipo?

Esa siempre fue la meta, pero uno no podía darlo por hecho hasta poner la firma. Hasta cierto punto me tomó de sorpresa, pero en un momento se convirtió muy obvio porque los mismos entrenadores de las reservas y equipo principal me comentaban que me iban a subir.

La gente quiere saber quién es el nuevo legionario de la MLS. Cuéntanos un poco de ti…

Nací el 4 de diciembre de 2003 en San Pedro Sula, donde crecí en la colonia Honduras y en mi adolescencia pasé a Barrio Barandillas con mi abuela. Mis orígenes son de Santa Rosa de Aguán. Solía vivir con mi mamá, pero temas económicos y se superación emigró a Estados Unidos. Yo me quedé con mi papá, de allí empecé a jugar fútbol.

¿Desde cuándo no mirás a tu mamá?

Tenía cinco años sin verla, fue hasta en vacaciones del año pasado donde nos pudimos reencontrar en una ciudad. Solo estuvimos juntos tres días, me hubiese gustado que se diera de otra manera. Hubo mucha emoción y lágrimas, ella siempre estuvo pendiente de mí, queriéndome ayudar. Si no hubiese llegado al Kansas, también habría inmigrado, sobre todo, por deseo de mi mamá. Mis papás pensaban que me fuera hacia allá.

¿Sufrían problemas económicos en la familia?

Exacto… a veces no había de dónde, tampoco es que faltó la comida, pero no había lujos. Estrenos no habían en diciembre, pero tampoco se sufrió.

¿Qué hubieses sido de no haber alcanzado a ser futbolista?

Pues yo me gradué del colegio, saqué bachiller de electricidad en el Técnico Morazán, pero no creo que me hubiera dedicado de lo que estudié, probablemente, hubiese emigrado a los Estados Unidos.

¿No pensaste que llegarías a ser futbolista?

Sí, porque era la salida que tenía en la vida. Pero tuve suerte de tener un chispazo y fichar por Kansas. Antes pensaba en emigrar a los Estados Unidos y ahora estoy jugando allá. Todo fue por el sacrificio, fue muy difícil, creo que el paso por Costa Rica, donde también la pasé bien, no fue del todo color de rosa, pues no pude jugar por el tema papeleo, solo entrenaba. Los compañeros eran conscientes lo que podía hacer, pero no podía jugar, me sentía amarrado.

¿Cómo se dio tu fichaje por el Kansas City II?

Estaba en Costa Rica haciendo pretemporada con el Cartaginés. En un día de esos, mi agente me comentó que llegarían unos visores de algunos equipos, destaqué y le llamé la atención al ojeador de Kansas, a lo que decidieron llevarme en condición de préstamo, al final, me los terminé ganando. Pasó de la nada, de un día para otro, solo me dijeron “póngase vivo que mañana llegan a verlo”.

Mucha gente no lo sabe, pero pasaste por las filas de dos equipos grandes de la Liga Nacional y te dejaron ir…

Estuve en el 2020 en el Real España. De hecho, jugué un amistoso contra la Selección. Me tuvieron para ficharme en reservas. Yo me quería quedar, soy de San Pedro Sula. Todo pintaba para que me quedara, pero de repente me quitaron, me desesperé, estaba a un paso de quedarme, no me dejaron, dejé de ir, regresé a la Academia de Leones y, en ese año, llegó Olimpia, me vieron y me llevaron.

¿En Real España le dijeron la causa de su no fichaje?

Nunca me dijeron, nunca supe por qué, simplemente me apartaron, estaba en el equipo de reservas y un día para otro te toca con los de prueba, me enviaron de vuelta con las 70 personas. Entonces, ¿para qué me quedo aquí? Si ya me tenía en planes.

¿Quién era el técnico?

Estaba el profesor José Valladares. Él estaba ahí, ya sabía de mí, me había visto y de un momento a otro seleccionó a los que se quedaban, a mí me apartó, fui como dos días más de prueba, pero no.

¿Cómo fue que llegaste a Olimpia?

A Leones llegó Óscar Salgado, él me vio, mis características, siempre le decía al dueño de la academia, que yo tenía características sobresalientes al resto, que había que trabajar mucho en mí, en el tema del control orientado, los pases, los cabezazos, la técnica, todo eso lo trabajaron conmigo a tal punto que yo entrenaba con el primer equipo que con reservas, pero la oportunidad para el juvenil es limitada. No me desesperé, seguí trabajando, hubo cosas contractuales, tenía que firmar de nuevo, no se pudo, y después salí para Costa Rica.

¿En Olimpia viviste en la Casa Club?

Sí, en la 15 de Septiembre.

¿Qué tal la vida en Olimpia?

Como estructura es bonito. Uno llega de aquí y ve todo eso, se enamora del equipo. Habían muchas veces que faltaban cosas. A veces no teníamos cómo. Del mismo salario de uno nos tocaba, no era mucho, no era un salario para uno decir “wow”. Muchas veces tocaba sacar para comprar comida, pero esa misma falta crea un enjambre y uno dice “yo no quiero esto para mí”. Todas esas cosas que he vivido me han dado hambre y más hambre.

¿Te pagaban en el Olimpia?

Sí. Lo que ganábamos era 3 mil lempiras, pero eso en Honduras no te ajusta para nada durante un mes, pero no me quejo, son procesos que uno tiene que ir quemando.

¿En Olimpia no pudo debutar?

No debuté. No es un secreto que al entrenador le gusta la experiencia, no está mal, cada quién tiene su ideología de trabajo, esa es la de él, es respetable, pero hay mucho jugador con calidad que puede marcar un antes y un después, pero tenés que esperar tu turno.

Alenis Vargas jugará en la MLS a sus 20 años de edad. Su posición es extremo derecho. FOTOS: Neptalí Romero

¿De los juveniles, con cuáles jugadores entrenaste?

José García, Josman Figueroa Jamir Maldonado, André Orellana. Ellos eran con los que convivía bastante.

¿Olimpia no te quiso?

No, ellos sí me querían, pero por el tema contractual querían dejarme cinco años, pero no me favorecía a mí.

¿Qué te ofrecía Olimpia?

Me ofrecían de todo, era un gran cambio en lo económico, pero de mí ya habían hablado afuera en Costa Rica y había mejor propuesta para salir y seguir creciendo. Al final, no me decidí por lo económico en ese momento y no me equivoqué.

¿En Costa Rica en qué equipos estuvo?

En Saprissa estuve un día, me iban a dejar, pero estaban extranjeros, y no pude quedarme. De ahí hice un mes de pretemporada con Desamparados, un equipo de segunda en Costa Rica. Luego, en el Cartaginés.

¿Por qué no fichó por el Cartaginés?

Ahí tienen un problema de fichar extranjeros. Ellos lo que hacen es que compran al jugador y lo prestan a otro lado. Ellos no se movieron, ni tenían intención, así estuve tres torneos. Luego llegó Julio César Wanchope, pero Kansas ya apareció.

Cuando Wanchope te iba a fichar apareció Kansas

Sí, él no puso trabas ni nada, me aconsejó y me dijo que “me iba a ir muy bien”, no se equivocó.

¿Julio César Wanchope ha sido uno de los más influyentes?

Sí, pero yo no sabía quién era, te lo juro. Hasta que lo conocí, miraba sus videos, lo miraba como modelo a seguir. Siempre me decía que explotara mis cualidades y que supiera lo que era bueno para mí.

¿Cuánto tiempo estuvo sin actividad?

Prácticamente estuve dos años sin actividad.

¿Se desesperó?

Sí, claro. Eso lo pone a pesar, pero cuando pasan cosas extra canchas, ya es ahí donde se sale de las manos de uno, te desespera.

¿Pensaste dejar el fútbol?

Dejarlo no, pero si analizaba volver a mi país y así juego en mi país, porque no ocupo papeles de esto, de lo otro. Pero como te digo, el 90% de los jugadores de aquí quieren salir, pero no tenía de otra que seguir dándole.

Impacto inmediato con el Kansas, ¿cuál fue el factor para llegar al primer equipo?

Las ganas, me adapté súper bien, te acogen muy bien. Gracias a Dios la barrera del idioma no ha sido problema, porque estando pequeña estaba bilingüe, entendía, rápido agarré el idioma, eso ayuda mucho porque uno no se cohíbe a decir lo que siente o explicar. Uno tal vez habla con los compañeros, todo se habla, conecté muy bien con todos y eso hizo que sobresaliera.

Hay mucho hondureño en la MLS Next Pro y es el primero que da el paso al primer equipo, ¿qué pasa con los demás?

Lo de Yeison Mejía fue la lesión, eso lo frenó mucho, pero en mi caso fue las ganas e ir a demuestras. Los otros colegas, a varios enfrenté, cada equipo tiene una forma de trabajar distinto, tal vez lo que buscan en el equipo que ellos están no es lo que ofrecen, pero no se les ha dado. En Kansas lo que busca es un jugador de forma de jugar y llegué gracias a Dios.

¿Hay presión al llegar al primer equipo?

Sí hay presión de hacer las cosas bien, pero en cuanto a protocolos no, porque es similar a la MLS Next PRO, en eso no tengo problema.

¿Habló el DT directamente con usted?

Primero se lo comunicaron al entrenador del segundo equipo, él habló conmigo y me dijo “hay ojos que te están viendo, seguí trabajando como lo venís haciendo”. Pero no la creí, seguí trabajando. Y ya cuando me subieron al primer equipo a entrenar, el entrenador me dijo que sí me querían, que iban a hablar con el agente para ver qué se podía hacer. Así durante el resto del torneo, él siempre le gustaba como jugaba, siempre me decía que siguiera haciendo las cosas como las hago: con los centros, que suba, que haga gol. Entonces, me he ganado la confianza de él, va a llegar la oportunidad.

¿Te prometieron minutos?

Sí, me prometieron minutos.

¿En qué posición vas a jugar?

Creo que como extremo derecho. Por la izquierda no, pero he perfeccionado la asistencia, la visión la he trabajado mucho. Jugando por fuera tengo más posibilidades.

Algún futbolista que usted tenga una referencia en Honduras

El modelo a seguir es Alberth Elis o Romell Quioto.

¿Has hablado con ellos?

Solo con Elis, con Quioto no.

¿Qué te dice Elis?

Siempre me da consejos. Cuando hago algo bien él me lo reconoce y se siente bien que un jugador de la talla de él se fije en uno, lo motiva bastante.

La Selección te quería convocar para los Centroamericanos, no se pudo, ¿han habido otros acercamientos con Rueda?

Todavía no se han comunicado conmigo, no estoy desesperado, sí quiero, pero todo lo llevo al paso.

¿Cuál es la meta para 2024?

Primero afianzarme en el equipo. Luego, ser un referente y de ahí que venga la Selección Nacional.

– Pregunta y respuesta –

¿Tu jugador favorito? Kylian Mbappé.

¿De Honduras? Romell Quioto.

¿Equipo favorito? Real Madrid.

¿De Honduras? Marathón.

¿Un sueño? Ayudar a mi familia.

¿Mejor amigo en el fútbol? Antony Hernández.

¿Referente? Mi papá.

¿En el fútbol? Wanchope.

¿Recuerdo feliz? Mi firma con el equipo.

¿Recuerdo triste? En una final de reservas jugué cinco minutos.

¿Objetivo? Afianzarme.

Alenis Vargas compartió con los pequeños que le vieron crecer en la Academia Leones.

Source link

About Admin

Check Also

New York Yankees sign Dodgers and Mets pitcher

For the start of the 2024 season new York Yankees It is going great, but ... Read more

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *